Sarna en animales. Una enfermedad transmisible a los humanos

Estimada comunidad universitaria:

Este Rectorado comparte con ustedes un interesante artículo sobre sarna en animales del Médico Veterinario Manuel Godoy, docente de la Cátedra de Epidemiología y Salud Pública.  

"Días pasados concurrimos con los alumnos de la práctica profesional en Salud Pública de Veterinaria al asentamiento Sol y Sierra de Godoy Cruz, y nos encontramos con una gran cantidad de perros sarnosos, que conviven estrechamente con niños y adultos.

La presente tiene por finalidad informar de una enfermedad que ataca a los animales domésticos, y también contagia al hombre.

No pretendo ser alarmista, todo lo contrario, pero pienso que si la gente está informada cuidará más de su perro o caballo y así evitará una molestia innecesaria al animal y a él mismo.

La sarna zoonótica

Sinonimia: escabiosis, roña, acariasis sarcóptica, sarna sarcóptica.

¿Quién la produce?

Un ácaro, (garrapatilla) muy chiquita, cuya hembra mide alrededor de 400 micras de largo por 300 de ancho, de aspecto globoso, el macho mide la mitad, por lo que es muy difícil verlos a simple vista (son como una manchita blanca opalescente).

Depende del autor, los nombres que le dan, Sarcoptes scabiei para el parásito humano, S. equi para el caballo, S. ovis para la oveja, S. canis para el perro, etc.

Lo importante es que el ácaro no es especie - especifico, y un ácaro de una especie animal puede vivir por lo menos temporalmente sobre otra especie animal, incluido el hombre.

No se reproduce en la piel del hombre, pero hasta tanto no se cure el perro el hombre se sigue reinfestando.

Distribución geográfica.


El ácaro está distribuido mundialmente. Tradicionalmente la sarna humana prevalece sobre todo en clases socioeconómicas pobres, malnutridas y con un bajo nivel de higiene. Sin embargo, en los últimos años se produjo una onda de infestaciones humanas en Europa, y Estados Unidos, sin que hubiera relación con estrato socioeconómico, nivel higiénico, edad, sexo o raza.

En Mendoza la sarna sarcóptica en perros era un hallazgo casi excepcional, y en 23 años de profesión veterinaria (año 2000), habría atendido unos cinco o seis casos.

En 1998, en que empezaron a aparecer varios casos y luego en 1999 atendimos en Zoonosis de la Municipalidad de Godoy Cruz, 409 reclamos por esta enfermedad, y en el trascurso de ese año se desarrolló una verdadera epidemia en perros y en personas, con certificaciones médicas de niños y adultos con sarna en Centros de Salud de Godoy Cruz.

La sarna animal que con más frecuencia se transfiere al hombre es la de los perros. Se cree que muchos que son diagnosticados como picadura de insectos o urticaria papular son en realidad sarna de origen zoonótico.

La enfermedad en los animales.

Se inicia generalmente en la cabeza y áreas del cuerpo de piel fina. En los caballos las lesiones comienzan en la cabeza y cuello, pero afectan también a la cruz y la región de la montura. Se transmite entre los animales por contacto directo o a través de caballerizas contaminadas, mantas, pellones, arreos y monturas. El hombre se contamina por andar en pelo y por el estrecho contacto con el animal enfermo o sus arreos, las regiones más afectadas son las manos, antebrazos, y piernas.

En los perros puede comenzar por las orejas, dorso del hocico, y alrededor de los ojos. También en codos, axilas, región inguinal (verijas), abdomen y miembros son frecuentemente afectados. Los animales pueden sufrir sensibilidad alérgica con intenso prurito, se forman pápulas y vesículas, que se abren y cubren de escaras y placas costrosas. La piel reacciona con eritema, se engrosa, forma pliegues y pierde el pelo.

Dichas lesiones se infectan, producen el desmejoramiento del estado general y si no se trata, se torna caquéctico y muere.

La transmisión se produce por contacto directo y en menor medida por objetos contaminados.

Los parásitos de la sarna pueden sobrevivir algunos días fuera del cuerpo del animal en ropas, toallas, ropas de cama, lugares donde duermen los animales.

Cada especie sirve como reservorio del ácaro para sus congéneres.

Una de las fuentes principales de contagio de la sarna zoonótica, es el perro.

Diagnóstico.

Si bien la gente llama sarnoso a cualquier perro que se está quedando o está pelado, sólo el veterinario es capaz de discernir si se trata de una dermatitis alérgica por pulgas, una piodermatitis, una dermatomicosis o una enfermedad hormonal. Evidentemente cada una de ellas tiene un tratamiento distinto. Por ello es necesario, ante cualquier sospecha de enfermedad, que concurra a su veterinario de confianza.

La mejor forma de prevenir la sarna en el hombre es cuidando a sus animales.

Para evitar la enfermedad en niños y adultos, siga los siguientes consejos:

• Mantenga a su perro, dentro de los límites de su propiedad. Así evitará que se contagie de otros perros enfermos o por objetos inanimados contaminados.

• El perro o gato debe tener su lugar para dormir (cucha) en un lugar distinto de la cama del dueño. Por ésta y otras muchas enfermedades.

• Si Ud. prefiere dormir con su mascota deberá asesorarse de las precauciones extras que deberá adoptar.

• Si detecta que su perro se rasca, o ve zonas alopécicas (sin pelos), consulte inmediatamente con su veterinario.

• Trate de no soltar o pasear a su perro por lugares concurridos por animales evidentemente enfermos, así evitará que se contagien.



Med. Vet. Manuel Godoy

Cátedra de Epidemiología y Salud Pública 

Facultad de Ciencias Veterinarias y Ambientales



Comentarios

Entradas populares de este blog

CR201/13: bullying/ burn out / mobbing 2

CR 047/13: algunos números para tener en cuenta 3

Nota REC Nº 767: un abismo o un saltito