miércoles, 13 de julio de 2016

Bicentenario de la Independencia Argentina

Estimada comunidad universitaria:

Continuando con la Casa Histórica, es importante saber que en 1869 fue sancionada la ley autorizando al Poder Ejecutivo Nacional a adquirir la casa y hacerse cargo de su conservación; el estado Nacional la escrituró en 1874 para destinarla a sede del edificio de Correos y Telégrafos Nacionales y al Juzgado Federal. Para ello debía reformarse el edificio, pero entonces sólo se consideraba valioso el Salón de la Jura o Salón Histórico. El ingeniero sueco Federico Stavelius, de la Oficina de Ingenieros Nacionales, proyectó un nuevo frente de estilo neorrenacentista y reformó el primer patio. Son demolidos el pabellón del frente con su pórtico y sus columnas salomónicas y las habitaciones del ala sur del primer patio; solo es conservado el Salón Histórico tal como se encontraba entonces.

Desde ese momento se instituyó la costumbre de celebrar todos los años los aniversarios de la Declaración de la Independencia en el Salón de la Jura, que era engalanado para la ocasión, aunque esta celebración se realizada esporádicamente desde 1817.

En 1904 se decide la realización de un nuevo proyecto para proteger el Salón Histórico, ya que todo el edificio se encontraba en ruinas: se demolió todo conservándose solo el Salón dentro de un gran pabellón – el Templete – con techo de vidrio. El atrio de acceso estaba flanqueado por dos murales de bronce realizados en Italia por la escultora tucumana Lola Mora, que evocaban las gestas del 25 de mayo de 1810 y el 9 de julio de 1816. En los muros internos del pabellón se colocaron las primeras placas conmemorativas y un balcón serví de púlpito a las autoridades cuando se realizaban los actos conmemorativos.

En 1941 la Casa de la Independencia fue declarada Monumento Nacional. Comienza entonces a debatirse sobre la posibilidad de reconstruirla. Para ello se formó una Comisión Nacional de Museos y de Monumentos y Lugares Históricos compuesta por el arquitecto Martín Noel, de la Academia Nacional de la Historia y el arquitecto Alejandro Figueroa, Director Nacional de Arquitectura.

Buschiazzo, responsable del proyecto, contaba con las fotografías de Paganelli y los planos y el relevamiento de la casa realizado en 1870, la que había fotografiado el mismo Paganelli.  Los trabajos fueron supervisados por Buschiazzo y conducidos por Amilcar Zanetta López, con obreros y artesanos de la Dirección Nacional de Arquitectura. La casa fue reconstruida con muros de ladrillos, que se pintaron de amarillo y las puertas de madera fueron terminadas con aceite de linaza sin pintar. Las obras se iniciaron en 1942 y el 24 de setiembre de 1943, aniversario de la Batalla de Tucumán, siendo el Presidente de la Nación Ramírez quien tuvo a cargo la inauguración.

El 9 de julio de 1947 el Presidente Juan Domingo Perón declaró en la Casa, la independencia económica con motivo de haber cancelado la deuda externa de la República Argentina.

En 1966, con motivo de los festejos del Sesquicentenario de la Declaración de la Independencia, se inauguran las obras del terreno de los fondos de la Casa. Cedidos por la provincia de Tucumán, que consistían en la Galería de Placas y el Patio de Homenajes, en el que se han emplazado los murales de Lola Mora.

En 1996 se restauraron las puertas y ventanas, rejas y faroles, las puertas y ventanas de la Casa fueron pintadas de azul, tal como estuvieron el 9 de julio de 1816, de acuerdo a investigación histórica realizada por el arq. Juan Carlos Marinsalda, que comprobó que en 1816 el Estado había comprado pintura azul para las puertas de la Casa del “Soberano Congreso” o de “La Soberanía”, de modo que tuviera los colores de la Patria.

En 1976 el gobierno de Tucumán expropió los terrenos linderos a la casa y demolió todas las edificaciones existentes con el objeto de “enaltecer la Casa de la Independencia”.
En 1989 se inauguró la Plaza de los Congresales en el lindero norte y en 2004 el Patio de Artesanos en lindero sur. Es por ello que la Casa se presenta ahora aislada de su contexto urbano para pensarla como una vivienda más en una de las calles de la ciudad.

Desde el año 1992, cada 9 de julio la ciudad de Tucumán es capital de la República Argentina y sede del Poder Ejecutivo Nacional y se realiza el Acto Central de Conmemoración de la Declaración de la Independencia Nacional, con la presencia del Presidente de la Nación, el Gobernador de la Provincia de Tucumán y de sus respectivos gabinetes y comitivas de invitados especiales.


“ ¡¡¡Viva la Patria!!!   ¡Que resinifiquemos el sentido de Patria no como simples habitantes sino como verdaderos ciudadanos!

Feliz día de la Independencia….

Buen receso de invierno.

 Atte.



Dr. Daniel R. Miranda

Rector UMAZA

     2016: Bicentenario

 Independencia Argentina




No hay comentarios:

Publicar un comentario